Los negocios de la fe

Los negocios de la fe

Diciembre 12, 2010 a las 4:30 am

Gerardo Meneses Claros

La Nación Pitalito.

Sorpresiva proliferación de iglesias no católicas en Pitalito. Comenzaron como enramadas en piso de tierra y hoy son edificaciones verdaderamente imponentes. La fe  se está moviendo.

los negocios 3Están por toda la ciudad. De la noche a la mañana se levantaron y se convirtieron en templos de adoración con todas las características de una gran iglesia. Llama la atención el número de ellas en todos los barrios y la cada vez mayor cantidad de seguidores que día a día se les adhieren.

Algo se resquebrajó, algo se quebró y dejó abierta una profunda grieta por donde se fueron saliendo los católicos del otro día. El fenómeno es a nivel mundial y Pitalito no escapa a él.

Tradicionalmente habíamos tenido aquí, acompañando a las iglesias de San Antonio y La Valvanera, la presencia de la iglesia Pentecostal; pero luego llegaron los Testigos de Jehová, después los Mormones, los de Avivamiento, los de Alianza Cristiana, los de Jesucristo Internacional y una serie de congregaciones que, iluminadas por la luz del evangelio, armaron rancho aparte y se separaron de los católicos.

Los ritos

Cada cual tiene su propia manera de adoración. Los católicos eran quizá los más espirituales, los menos escandalosos; digo eran, porque últimamente, a semejanza de las otras iglesias, muchos sacerdotes han empezado a parecerse a ellas y a hacer misas con aplausos, gritos, gestos y alabanzas que, en muchos casos desconciertan y alejan.

Las nuevas iglesias tienen otros principios, otros rituales, otras formas de adoración y otras maneras de negociar con la fe. En los canales de televisión que llegan a Pitalito a través de la señal internacional, vemos escenas realmente grotescas de la manera como se celebran ese tipo de ritos. Y, sin ningún pudor, la propaganda invitando a consignar en sus respectivas cuentas de ahorros, en el nombre de Dios.

Quizá lo que más sorprende es la sumisión de sus fieles adeptos para desprenderse del dinero o de los bienes materiales y aportarlo a su iglesia. “El diezmo no es para el pastor- me aclara Consuelo, una de mis entrevistadas- es para Dios. Se lo entregamos al pastor, pero es para Dios”.

Cristianos somos

“Yo era católico -me confiesa Raúl- mi señora empezó a ir a una Iglesia Cristiana y poco a poco me fui interesando. Creemos en Jesucristo, pero tenemos unas normas de vida distintas. Ahora veo la iglesia católica como pervertida, como sin moral ¿si me entiende?”

Y claro que le entiendo; con todos los escándalos de corrupción, pederastia y doble moral que cada día se destapan, uno ya no sabe ni qué pensar. La postura del Papa, por ejemplo, desconcierta por lo retrógrado e indolente de sus actuaciones. Eso mismo ha ido creando esta desbandada.

“Porque si hay ingenuos, también hay avivatos. Y como la gente necesita en qué creer, a qué aferrarse, encuentra en estas opciones otra forma de seguir demostrando su fe” -Argumenta uno de los sacerdotes con los que hablé. Y los avivatos y charlatanes están a la orden del día. Se les reconoce enseguida. No es sino oírlos hablar, verlos comportarse para identificarlos.

Negociar con la fe

El soporte de la Iglesia, llámese católica o de cualquier otra tendencia, ha sido el dinero. Y lo han conseguido a partir de la fe. Para nadie es un secreto el negocio que tienen montado los sacerdotes de la iglesia de El Divino Niño en el 20 de Julio de Bogotá, el show mediático y descarado del padre ‘Chucho’ o lo que ocurre con la Virgen de Guadalupe en México, donde en el mismo interior de la basílica del D.F. están ubicados los almacenes que comercian miles de productos con su imagen.

Siguiendo ese mismo camino, los nuevos negociantes aprendieron la lección y crearon sus propias congregaciones. La gente los está siguiendo, les aporta dinero o trabajo material, los enriquece de la noche a la mañana y está convencida de sus discursos.

Pitalito no es ajeno al fenómeno mundial. Lo que sorprende es la cantidad de nuevas iglesias que se han instalado, los modernos edificios que han construido y el número de fieles que los siguen. Lo reza el dicho popular: la fe, mueve montañas.

http://www.lanacion.com.co/2010/12/12/los-negocios-de-la-fe-2/

One response to this post.

  1. Posted by Ricardo Romo on June 25, 2012 at 12:25 am

    Invito a todos los lectores a soliciitar el estudio biblico sobre el diezmo,titulado la gran estafa religiosa. Se les `puede enviar via email.

    Reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: