La Secta Progre desata su ira contra la Iglesia y el Papa

La Secta Progre desata su ira contra la Iglesia y el Papa

Federico Quevedo – 23/11/2010“Benedicto XVI será para la Iglesia y para la humanidad una figura de la talla de Santo Tomás de Aquino”. Se trata de una opinión bastante generalizada que sitúa al actual Papa como una mente privilegiada, un intelectual de una talla pocas veces vista y, sobre todo, un referente doctrinal que va a ser decisivo en el presente de la Iglesia y, sobre todo, en el futuro. Es verdad que ha habido grandes Papas, y en el corazón de miles de millones de católicos todavía se guarda un afectuoso recuerdo al hombre que más trabajó por humanizar la Iglesia y acercarla al día a día de sus fieles, Juan Pablo II, el Papa viajero, el incansable predicador, el apóstol de los débiles y los marginados…

Pero a Benedicto XVI le ha tocado, sin duda alguna, ser el Papa de la luz, el faro-guía de millones de católicos que se han alejado de las enseñanzas de la Iglesia probablemente porque la propia Iglesia no siempre ha sabido responder con acierto a sus dudas y vacilaciones. Hoy, si no me equivoco, llega a nuestras librerías La luz del mundo, el libro-entrevista en el que Benedicto XVI, en respuesta a las preguntas de un periodista católico alemán, abre la puerta que hasta ahora la Iglesia tenía cerrada a cal y canto al uso del preservativo. Este ha sido, sin duda, el tema que ha suscitado mayor expectación, pero sospecho que el libro tiene asuntos de igual o mayor interés, al margen de que el del preservativo suponga un avance sustancial en lo que creo va a ser el hecho más significativo de este papado: un mayor acercamiento doctrinal de la Iglesia a la realidad social.

En ese sentido, Benedicto XVI ha tenido ya una actuación sin duda alguna revolucionaria en lo que al gravísimo problema que las acusaciones de pederastia que recaen sobre numerosos sacerdotes ha causado a la propia Iglesia. Hasta ahora, muchos prelados miraban para otro lado, pero el Papa ha cogido ese toro por los cuernos, ha aceptado que ese mal se había instalado en algunos sectores eclesiásticos y se ha propuesto limpiar la Iglesia de sacerdotes que por su comportamiento no son ejemplo para los cristianos ni pueden merecer predicar la palabra de Cristo.

Ésa era la única manera de evitar que este grave asunto provocara una deserción en masa de católicos espantados pero, sobre todo, de evitar también que los enemigos de la Iglesia se cebaran con ella como ha venido haciendo la prensa adicta a La Secta Progre en España. Si ha habido un país donde el asunto de la pederastia se ha utilizado de modo desproporcionado para atacar a la Iglesia y humillar a los católicos, ha sido en éste donde, como denunció el Papa y ayer se encargó de recordar el cardenal Rouco, vivimos un laicismo agresivo y sectario contra la Iglesia y sus enseñanzas. La misma Secta Progre que, lejos de valorar el avance que supone que el Papa haga un esfuerzo de compenetración entre ortodoxia y realismo social, le ataca y critica por insuficiencia de ese avance y no predicar directamente el ‘amor libre’ y la promiscuidad sin límites. La misma Secta Progre que defiende sin pudor algunos a quienes proponen la voladura de la Cruz del Valle de los Caídos. La misma Secta Progre que sigue empeñada en convertir a la Iglesia en un reducto nostálgico del franquismo, ocultando a la sociedad la verdad e imponiendo un embuste propio de su filibusterismo.

El fiel de la balanza siempre vence hacia el mismo lado

El otro día mi amigo Javier Ybarra me enviaba uno de sus conocidos perritos, comentarios breves difundidos por e-mail pero cuya brevedad no afecta a su profundidad de criterio, en el que recordaba que en la I Asamblea Conjunta de Obispos y Sacerdotes tras la muerte del dictador, la Iglesia ya pidió perdón por su excesiva exposición al régimen, y que ya en 1973, todavía vivo Franco, la Conferencia Episcopal publicó un documento titulado La Iglesia y la comunidad política, en el que se pedía la pluralidad de opciones políticas diferentes, es decir, democracia. Y poco después, una parte de la Iglesia exigió el respeto al nacionalismo. ¿Y cual es el balance que La Secta Progre tiene respecto a la Iglesia? Pues si nos remitimos a su más reciente actuación violenta contra ella, en la II República, el balance, según recordaba Ybarra, es de 6.800 religiosos asesinados, el 13% de los sacerdotes y el 23% de los frailes, así como 13 obispos.

Es decir, una décima parte del clero español pasada a cuchillo por los republicanos. ¿Han pedido perdón? No, que yo sepa, pero la Iglesia sí que se tiene que seguir flagelando día tras día en el altar de la progresía por sus pecados durante el franquismo. ¿Y quieren que les diga una cosa? ¡Ya está bien! Ni un minuto más, ni una concesión más a estos bárbaros enemigos de lo más básico, que no es otra cosa que el respeto a las creencias de los demás y la aceptación de que en este país existe una mayoría silenciosa de católicos.

Benedicto XVI tiene dos retos en su papado, y está demostrando una claridad de ideas como pocas veces hayamos podido ver en un Papa respecto a la encrucijada a la que se enfrenta la Iglesia Católica: por una parte, los enemigos interiores, aquellos que han tergiversado el sentido mismo de la entrega a Dios y han perdido la referencia de la dimensión infinita del amor de Dios por los hombres; y, por otro, los enemigos exteriores, esos que siempre han actuado en contra de la Iglesia y de su misión divina, y que van a utilizar todas las armas y las artimañas a su alcance para acabar con ella.

Marx ya dijo que la religión era el “opio del pueblo”, y estos herederos de su doctrina -una doctrina que se cimenta sobre las mismas bases ideológicas que dieron lugar al fascismo y de ahí que compartan objetivos en cuanto a la destrucción de la dimensión espiritual del hombre-, van a seguir trabajando en el objetivo de destruir la influencia que la moral cristiana tiene sobre nuestra sociedad, y si en algo podemos los cristianos y los católicos ayudar al Papa Benedicto XVI, es en la denuncia de sus actuaciones y en la constante lucha en defensa de nuestra libertad para elegir lo que queremos para nosotros y lo que queremos para nuestros hijos.

Más en http://twitter.com/Federicoquevedoy en www.facebook.com

 http://www.elconfidencial.com/dos-palabras/secta-progre-desata-contra-iglesia-20101123-6665.html

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: