Matanza de niños “brujos” en África

31-Diciembre-2009
Matanza de niños “brujos” en África
AP
EKET.— Nwanaokwo Edet, de nueve años, murió luego de que su padre lo sometiera a tragar ácido —el cual se derramó en su rostro y le quemó los ojos— como parte de un exorcismo.

El caso de este menor es tan sólo uno entre un número creciente de niños en África acusados de brujería por pastores y que son torturados o asesinados hasta por sus familiares.

Los pastores estuvieron involucrados en la mitad de 200 casos de “niños brujos”, revisados por The Associated Press (AP), y los expedientes involucran a 13 iglesias distintas.

Algunas de éstas son ramas locales escindidas de organizaciones religiosas internacionles.

Sus adeptos se toman literalmente la exhortación bíblica: “A la hechicera, no la dejarás con vida” (Exódo 22:17).

La idea de la brujería no es nueva, pero ha cobrado fuerza recientemente, en parte por el crecimiento de las ramas cristianas evangélicas en el país.

Organizaciones defensoras de los niños dicen que unos 15 mil han sido acusados en dos de los 36 estados nigerianos en la última década y unos mil fueron asesinados. Tan sólo en el último mes, tres niños nigerianos acusados de brujería murieron y se prendió fuego a otros tres.

“Nigeria es uno de los países con peores abusos infantiles, pero no es la única nación donde esto ocurre”. El UNICEF señala que decenas de miles de niños han sido atacados en todo el continente africano.

El número de iglesias supera al de escuelas, clínicas y bancos, todos juntos.

Muchas prometen resolver las preocupaciones espirituales, así como las materiales.

Por eso algunos pastores ganan fama al acusar a niños de brujería.

Faro del Monte Sion, mencionada por otras tres familias como la organización religiosa que acusó a sus niños, es parte de la poderosa Fraternidad Pentecostal de Nigeria.

El presidente de la Fraternidad, Ayo Oritsejafor, dijo que esta organización es el grupo religioso que más crece en Nigeria, con más de 30 millones de miembros. Abigail, de 8 años, fue acusada por un “profeta”. A ella le gustaba dormir al aire libre en las noches cálidas, lo que se interpretó como evidencia de que huía para participar en algún aquelarre.

Exorcismos costaron a su madre 270 dólares. Sus vecinos la agredían.
EKET.— Nwanaokwo Edet, de nueve años, murió luego de que su padre lo sometiera a tragar ácido —el cual se derramó en su rostro y le quemó los ojos— como parte de un exorcismo.

El caso de este menor es tan sólo uno entre un número creciente de niños en África acusados de brujería por pastores y que son torturados o asesinados hasta por sus familiares.

Los pastores estuvieron involucrados en la mitad de 200 casos de “niños brujos”, revisados por The Associated Press (AP), y los expedientes involucran a 13 iglesias distintas.

Algunas de éstas son ramas locales escindidas de organizaciones religiosas internacionles.

Sus adeptos se toman literalmente la exhortación bíblica: “A la hechicera, no la dejarás con vida” (Exódo 22:17).

La idea de la brujería no es nueva, pero ha cobrado fuerza recientemente, en parte por el crecimiento de las ramas cristianas evangélicas en el país.

Organizaciones defensoras de los niños dicen que unos 15 mil han sido acusados en dos de los 36 estados nigerianos en la última década y unos mil fueron asesinados. Tan sólo en el último mes, tres niños nigerianos acusados de brujería murieron y se prendió fuego a otros tres.

“Nigeria es uno de los países con peores abusos infantiles, pero no es la única nación donde esto ocurre”. El UNICEF señala que decenas de miles de niños han sido atacados en todo el continente africano.

El número de iglesias supera al de escuelas, clínicas y bancos, todos juntos.

Muchas prometen resolver las preocupaciones espirituales, así como las materiales.

Por eso algunos pastores ganan fama al acusar a niños de brujería.

Faro del Monte Sion, mencionada por otras tres familias como la organización religiosa que acusó a sus niños, es parte de la poderosa Fraternidad Pentecostal de Nigeria.

El presidente de la Fraternidad, Ayo Oritsejafor, dijo que esta organización es el grupo religioso que más crece en Nigeria, con más de 30 millones de miembros. Abigail, de 8 años, fue acusada por un “profeta”. A ella le gustaba dormir al aire libre en las noches cálidas, lo que se interpretó como evidencia de que huía para participar en algún aquelarre.

Exorcismos costaron a su madre 270 dólares. Sus vecinos la agredían.
EKET.— Nwanaokwo Edet, de nueve años, murió luego de que su padre lo sometiera a tragar ácido —el cual se derramó en su rostro y le quemó los ojos— como parte de un exorcismo.

El caso de este menor es tan sólo uno entre un número creciente de niños en África acusados de brujería por pastores y que son torturados o asesinados hasta por sus familiares.

Los pastores estuvieron involucrados en la mitad de 200 casos de “niños brujos”, revisados por The Associated Press (AP), y los expedientes involucran a 13 iglesias distintas.

Algunas de éstas son ramas locales escindidas de organizaciones religiosas internacionles.

Sus adeptos se toman literalmente la exhortación bíblica: “A la hechicera, no la dejarás con vida” (Exódo 22:17).

La idea de la brujería no es nueva, pero ha cobrado fuerza recientemente, en parte por el crecimiento de las ramas cristianas evangélicas en el país.

Organizaciones defensoras de los niños dicen que unos 15 mil han sido acusados en dos de los 36 estados nigerianos en la última década y unos mil fueron asesinados. Tan sólo en el último mes, tres niños nigerianos acusados de brujería murieron y se prendió fuego a otros tres.

“Nigeria es uno de los países con peores abusos infantiles, pero no es la única nación donde esto ocurre”. El UNICEF señala que decenas de miles de niños han sido atacados en todo el continente africano.

El número de iglesias supera al de escuelas, clínicas y bancos, todos juntos.

Muchas prometen resolver las preocupaciones espirituales, así como las materiales.

Por eso algunos pastores ganan fama al acusar a niños de brujería.

Faro del Monte Sion, mencionada por otras tres familias como la organización religiosa que acusó a sus niños, es parte de la poderosa Fraternidad Pentecostal de Nigeria.

El presidente de la Fraternidad, Ayo Oritsejafor, dijo que esta organización es el grupo religioso que más crece en Nigeria, con más de 30 millones de miembros. Abigail, de 8 años, fue acusada por un “profeta”. A ella le gustaba dormir al aire libre en las noches cálidas, lo que se interpretó como evidencia de que huía para participar en algún aquelarre.

Exorcismos costaron a su madre 270 dólares. Sus vecinos la agredían.

http://www.exonline.com.mx/diario/noticia/global/africa/matanza_de_ninos_brujos_en_africa/820894

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: