Destituyen a 4 curas por romper celibato

Destituyen a 4 curas por romper celibato
La Arquidiócesis de Puebla informó que los ministros católicos violaron su voto de castidad y por ello fueron retirados de su labor pastoral después de comprobar que tenían parejas e hijos.

Jue, 07/01/2010 – 12:58

La Iglesia analiza la posibilidad de dar derecho de herencia a hijos de clérigos. Foto: Archivo En Puebla, la Arquidiócesis de esa zona informó que cuatro curas violaron su voto de celibato y fueron retirados del ministerio sacerdotal, después de haberse comprobado que tenía parejas sentimentales e hijos.

El vocero del Arziobispado poblano, Eugenio Lira Rugarcía, informó que los cuatro clérigos, de quienes no reveló su identidad por “respeto”, se reunieron con el nuevo arzobispo, Víctor Sánchez Espinosa, a quien le presentaron su dimisión.

Asimismo, se dio a conocer que los cuatro sacerdotes dejarán de depender económicamente de la Arquidiócesis poblana y de estar relacionados con la administración o filiación de instituciones católicas, lo cual incluye dejar de recibir manutención y vivienda sacerdotal.

Por disposición de la Santa Sede, informó el vocero, “ningún cura puede ejercer sus funciones una vez que adquiera responsabilidades de tipo conyugal, por lo que desde el año pasado el arzobispo poblano decidió retirar de sus cargos parroquiales a cuatro sacerdotes que habían contraído otra responsabilidad”.

De acuerdo a los registros de la Arquidiócesis de Puebla, hasta el año pasado tenía 404 sacerdotes diocesanos y cerca de 100 religiosos.

Este caso reabre la polémica sobre el celibato impuesto por la jerarquía católica a los sacerdotes y entre la comunidad poblana se han escuchado voces que consideran necesario debatir sobre el tema, posición que ha sido respaldada por organizaciones internacionales como Somos Iglesia, que se pronuncian por un celibato opcional y que ha sido desconocida como movimiento católico por conferencias episcopales como la de Estados Unidos y México.

Sobre este tema el obispo Felipe Arizmendi de San Cristóbal de las Casas, en un documento difundido por el Centro Católico Multimedia (CCM), destaca que cada que salen a la luz escándalos clericales por cuestiones de infidelidad al celibato, se cuestiona su razón de ser.

“Sea porque se descubren nuevas paternidades, como la del actual presidente de Paraguay, Fernando Lugo, cuando aún no recibía las dispensas de sus obligaciones ministeriales, sea porque a un sacerdote se le acusa de pornografía cibernética, sea porque a otro se le comprueban relaciones sentimentales indebidas, no faltan quienes insisten en que la Iglesia católica debería revisar su norma . Otros afirman que, mientras no se haga este cambio, la Iglesia seguirá perdiendo feligreses”, señaló.

El celibato, agregó, no es acorde con ninguna cultura, ni judía, griega o romana, ni española, francesa, alemana, italiana, mexicana, chiapaneca, indígena o mestiza. Ya lo advirtió Jesús cuando dijo: “Hay quienes han renunciado al matrimonio por el Reino de los cielos. Que lo comprenda aquel que pueda comprenderlo, pues no todos comprenden esta enseñanza, sino sólo aquellos a quienes se les ha concedido” (Mt 19,11-12). Es un carisma, es un don, un regalo que se concede no a todos, sino sólo a algunos, y no cualquiera lo comprende”.

Es innegable, reconoció, que ha habido y hay muchas fallas y defecciones; “pero la inmensa mayoría vivimos con gozo y plenitud esta vocación, a pesar de nuestras limitaciones. Yo me siento muy fecundo, muy realizado, gracias al celibato. El matrimonio me hubiera limitado mucho en mi servicio a la comunidad. El celibato me hace libre para servir donde se me requiera, para amar y estar muy cerca de quienes necesiten experimentar el amor de Dios”.

Fue hasta el siglo III, recordó, cuando se vio su conveniencia y hasta hoy se ha conservado, a pesar de fallas e incomprensiones. “A quienes son incapaces de ser castos, a los libertinos e infieles en su matrimonio, a los que pretenden justificar todo tipo de relaciones sexuales, les significamos un reproche a su proceder, y por ello nos atacan y ridiculizan; quisieran eliminar el profetismo que significa el celibato”.

En el CMM, al analizar el tema, puntualiza que la vocación al celibato necesita ser defendida conscientemente con una vigilancia especial sobre los sentimientos y sobre toda la propia conducta. Y agrega que “cuando en el trato con una mujer peligrara el don y la elección del celibato, el sacerdote debe luchar para mantenerse fiel a su vocación. La mujer, frente al celibato sacerdotal, debe fomentar auténticas disposiciones de fe, de esperanza y de amor a Dios, para no ceder fácilmente a los reclamos que le llegan del mundo”.

– Claves

Voto católico

• Según el Catecismo de la Iglesia Católica n. 1579, sacerdotes y ministros ordenados, a excepción de los diáconos, son ordinariamente elegidos entre hombres creyentes y tienen la voluntad de guardar el celibato “por el Reino de los cielos” (Mateo 19,12).

• De acuerdo con el Código de Derecho Canónico c. 277, un sacerdote hace el voto del celibato para estar más capacitado y “unirse más fácilmente a Cristo con un corazón entero y dedicarse con mayor libertad al servicio de Dios y de los hombres”.

• El movimiento We are Chuch, que se extendió a América Latina en 1997, solicita un nuevo Concilio Vaticano y entre sus postulados piden la aprobación de los sacerdotes casados.

México • Eugenia Jiménez
http://www.milenio.com/node/355333

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: